¿Es nuestra culpa?

El presente escrito es propiedad y escrito en su totalidad por Karla Espinal Romero, brillante mujer, luchadora en todos los aspectos, la mejor amiga y compañera sentimental que alguien pudiera disfrutar ¡Total admiración!

¿Por qué sentimos que sería nuestra culpa si algún día desaparecemos? ¿Por qué nos tenemos que privar de la libertad de salir y divertirnos? ¿Por qué debemos preocuparnos por lo que llevamos puesto? ¿Por qué a mi país no le importa si morimos? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? 

Día con día las mujeres sufrimos muchos tipos de violencia machista con la que hemos tenido que lidiar desde que nacemos, literalmente. Se nos han asignado roles, tareas, actividades e incluso colores por el simple hecho de ser mujeres. Se nos señala por llevar una vida sexual libre. Se nos tacha de locas o intensas si mostramos emociones. Cuando en realidad nunca nadie nos preguntó si estábamos de acuerdo con ello y simplemente hemos decidido parar. 

Hemos decidido que seremos las únicas que tendremos decisión sobre nuestra vida, hemos decidido terminar con los abusos verbales, físicos, psicológicos, laborales, sexuales, etc., y  esto a ojos patriarcales causa incomodidad. La muestra de fortaleza incomoda, la búsqueda de la libertad inquieta, la exigencia de nuestros derechos básicos para una vida digna provoca burlas y enojos continuos a nuestro alrededor. 

Y es justo así es como el actual gobierno muestra su postura respecto de la lucha feminista, la indiferencia ante las últimas noticias sobre feminicidios que se han viralizado se presenta como un caso más de feminicidio. Esto no es más que una prueba de la normalización de la violencia que surge a través de un sistema patriarcal que decide culparnos y responsabilizarnos de nuestra propia muerte, que decide exhibirnos generando morbo y títulos amarillistas que incitan a la creación de un círculo vicioso en el que siempre estaremos reprimidas. 

México nos duele, nos lastima y nos mata. Nos mata cuando sabemos que se preocupan más por unas pintas y vidrios rotos que por las vidas de mis compañeras. Nos lastima cuando sabemos que ni siquiera existe un plan de acción a corto plazo para la resolución o atención de nuestras necesidades. Y nos duele porque vivimos con el miedo de que alguien el día de mañana grite nuestro nombre acompañada de nuestros retratos. 

Basta de gobiernos sordos, basta de invisibilizar a las feministas. Los problemas son reales, así como el color de la sangre de todas aquellas que les han arrebatado la vida. A esta administración le hace falta entender que pretender que los problemas no existen, no significa que así sea. Le hace falta aceptar que ya no están en campaña y que, aunque es un problema que se viene arrastrando de periodos anteriores, hoy es su momento de actuar. 

Estamos hartas de que nos endulcen el oído todos los días a las 7 de la mañana, aparentando que estamos en un gobierno que no oprime y donde somos completamente libres al momento de expresarnos. Pero no es así, en realidad estamos siendo representadas por un gobierno que ha volteado demasiado tarde hacia nosotras y que nos ha robado la tranquilidad. 

Llevamos apenas poco más de un año bajo el mandato de Andrés Manuel López Obrador, pero ¿por qué debemos esperar tanto para tomar acciones que urgen? No quiero que nuestros derechos sean violentados, queremos que el Estado asuma su responsabilidad y empiece a tener un compromiso ante nuestro miedo colectivo. 

Nos retan a ser “más creativas” en nuestras formas de protesta. Nosotras los retamos y exigimos que hagan su trabajo, porque nos están matando. Nos piden con todo respeto que no pintemos paredes ni puertas, yo les pido que aseguren que esteremos aquí el día de mañana.

¡Y NO!, ¡LA CULPA NUNCA FUE MÍA, NI DONDE ESTABA, NI COMO VESTÍA!                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

Deja un comentario