Mis deseos para el 2020

1. Para el próximo año deseo que las y los mexicanos podamos salir de nuestros hogares sin temor a no volver, especialmente a las mujeres, quienes merecen caminar por las calles sin miedo a ser violentadas. Deseo que el próximo año, esta sociedad machista entienda de una vez que la culpa no es suya, ni dónde están, ni cómo visten.

2. Para el próximo año deseo que la economía mejore, y no me refiero solamente a que el crecimiento económico no registre niveles tan bajos en todo el mundo, sino también que mejore la economía de cada hogar, de cada familia, para que puedan satisfacer sus necesidades básicas. Deseo que el próximo año más gente encuentre empleo, un empleo digno, con el que pueda llevar el pan a la mesa, sin que ello implique que se vea forzada a pasar tanto tiempo en el lugar de trabajo (y en el traslado al mismo), y no con sus familias, descansando, o simplemente en el ocio, que no tiene nada de malo, aunque algunos digan que no ser «productivo» es terrible. Deseo que los patrones de México no tengan problema con respetar los derechos de sus trabajadores, aquellos que les generan la riqueza de la que gozan, lo cual tampoco es malo, siempre y cuando no haya lugar, en la relación laboral, para el abuso. Deseo que eso se logre, incluso, si es necesario cancelar privilegios y cambiar radicalmente el modelo económico.

3. Para el próximo año deseo lo mejor para esa gran parte de la sociedad mexicana que aceptó que por el bien de todos primero los pobres, que no haya gobierno rico con pueblo pobre, y que la corrupción, la impunidad, la violencia, la pobreza y la injusticia social terminen de una vez y para siempre, y para eso, el gobierno que ha esperanzado a millones debe cometer menos errores, de esos que se pueden evitar.

4. Para el próximo año deseo que el gobierno siga enfocado en acabar con el despilfarro de dinero público que caracterizaba a sus antecesores, sin que eso los lleve a descuidar la capacidad operativa, para así brindar servicios básicos de calidad y programas sociales que lleguen a quienes más los necesitan. Deseo que continúen las investigaciones por corrupción (para todos, incluso los que trabajan en la actual administración), los aumentos al salario mínimo, los cambios para lograr la justicia laboral, la inflación controlada, los apoyos para adultos mayores y jóvenes para que nadie se quede atrás. Deseo que se busque, en los nombramientos y ternas, que los aspirantes a ocupar cargos públicos importantes, cumplan con TODOS y cada uno de los requisitos establecidos en la ley, y que además, no se limiten a ser honestos antes que experimentados, sino que además de su honestidad, su perfil sea acorde al cargo. Ojo, la idoneidad no necesariamente implica un título profesional en particular, a menos que la ley así lo exija, pero ninguno de nosotros lo sabrá si no se preocupa por conocer las leyes que rigen nuestra sociedad.

5. Para el próximo año deseo que el gobierno sea fiel a su narrativa de izquierda y escuche a los pueblos indígenas y sus líderes ambientalistas, quienes advierten que los megaproyectos planeados para el sur del país son un síntoma del capitalismo, que solo traerá destrucción, despojo y muerte para su gente, y mucho dinero a los grandes capitales, en el nombre del progreso y el desarrollo.

6. Para el próximo año deseo que  el gobierno mexicano rectifique en su política migratoria, incluso si debe enfrentarse directamente con el gobierno de los Estados Unidos, ese que impone gobiernos ilegítimos como el que hoy hace sufrir a Bolivia, pues en América Latina se sigue imponiendo la voluntad de un país que nos ha mantenido históricamente sumisos para que ceder ante sus caprichos, llevándonos a perseguir a personas que no son criminales, que no merecen ser encerradas en jaulas, que solo quieren un hogar…

7. Para el próximo año deseo que por fin quede saciada esa hambre y sed de justicia, en un país donde esta solo ha estado al alcance, históricamente, de quien puede pagar por ella. Deseo que, si es necesario, se libere al marginado y al paria que fue encerrado por arbitrariedad, por prejuicio, por dinero. Y para que esto nunca más se repita, deseo también que haya justicia social que reduzca la profunda desigualdad, pues esta favorece la falta de oportunidades para muchos, y propicia el racismo y el clasismo que se expresan en preocupantes discursos de odio. Si el país verdaderamente se encuentra dividido, polarizado, tal vez sea por la desigualdad y no por el discurso de un solo hombre. Hay que combatirla con una política social sólida. «Hasta que la dignidad se haga costumbre». 

8. Para el próximo año deseo que los partidos de derecha, antes gobernantes y hoy reducidos a opositores, entiendan que si quieren volver, esto no será posible si antes no reconocen, de frente y de manera directa ante el pueblo, que ellos tuvieron su momento y a todos nos fallaron, y que por eso la gran mayoría no les cree. Porque es verdad, la oposición, las voces disidentes, son necesarias si realmente aspiramos a convertirnos en una democracia, mas no es un rol que deban tomarse a la ligera.

9. Para el próximo año deseo que por primera vez podamos decir, con toda convicción, que vivimos en una democracia, porque tener elecciones, organizadas por un instituto que para ello exige millones de pesos, y cada verano entrega elecciones con irregularidades y sospechas de fraude, no significa que el país sea democrático. Es mucho más complejo que eso…

10. Para el próximo año deseo que la participación política no se limite a las benditas redes sociales, y la gente salga a buscar incidir en la política de su comunidad y de su país, porque la política importa. Deseo que no lo olvides.

11. Para el próximo año deseo que la libertad de expresión pueda ser garantizada, para que el nuestro deje de ser uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, y así podamos conocer y debatir, con rigor pero también con mucho respeto, los asuntos más relevantes de México y el mundo, nos urge poner en la mesa temas más importantes que los comentarios de esta u otra persona de la farándula sobre el señor presidente. En el Semanario Autónomo, hemos asumido esa como nuestra labor, y esperamos seguir con ella el año entrante.

12. Para el próximo año deseo poder seguir compartiendo, contigo que me lees, mis puntos de vista, sabiendo que al final la última palabra la tienes tú, y por ello al final siempre te pregunte:

¿Qué opinas tú?

Deja un comentario